Press "Enter" to skip to content

Amanha vai ser outro día?

Escrito por Pablo Carrasco. Magíster en Estudios Internacionales. Universidad de Chile

Pablo Carrasco es Investigador Asociado del Centro de Estudios para el Desarrollo Sostenible (CEDES) de FUDESO. 

 

El Amazonas arde a una velocidad record, mucho más veloz que los incendios forestales del 2013 y 2018: el pulmón del planeta –casi el único que queda en el planeta– se está incendiando y Jair Bolsonaro, cómodamente sentado en su despacho en Brasilia no le importa en absoluto: el orgullo de la naturaleza del país “mais grande du mundo” ya lleva contando más de 72.000 focos de incendio que representa un aumento de más del 80% en comparación con el mismo período de 2018, concentrados en la región de Pará –en la frontera occidental del país–, Bolivia y Paraguay.

Según estimaciones del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) de Brasil, los incendios forestales registran un récord de 72.843 solo en el territorio de este país, señalando también que los focos de incendio han afectado 68 zonas protegidas o reservas indígenas de la región amazónica: “No hay nada anormal en el clima este año o las lluvias en la región amazónica, que están un poco por debajo del promedio”, dijo el investigador del INPE Alberto Setzer. 

Jair Bolsonaro, en una actitud alarmista, rallando en la histeria, además de anunciar una “guerra” contra las ONG que dependían de los fondos del gobierno para mitigar los efectos de los incendios y la sobre-explotación del Amazonas, condenó a los “oenegeros” de estar levantando un alzamiento contra su gobierno a través de incendios forestales “cuidadosamente planificados” para atentar contra su persona.

A pesar de que los focos de incendio se radicalizaron hace 16 días, su clímax y su divulgación se alcanzaron hoy miércoles 21 de agosto de 2019, cuando lo focos de incendio son incontrolables, indignando a organizaciones ambientalistas, ecologistas y a ciudadanos alrededor de las redes sociales, pero, ¿Por qué es una novedad? Y ¿Por qué ahora? Si bien Jair Bolsonaro acusaba a las ONGs de planear estos incendios masivos contra su persona (¿Qué raro que organizaciones ambientales completamente conscientes del daño de los incendios forestales quisieran atacar al presidente a través de incendios? ¿Curioso no?), lo cierto es que este escenario de máxima tensión sucede al tiempo en que Brasil y Estados Unidos pactaron, a través de un Comité Consultivo Agrícola presidido por el ministro de Agricultura Blairo Maggi el 28 de Julio e este año en donde el gobierno pretende determinar el regreso de la carne brasileña al mercado norteamericano.

El secretario de Defensa Agropecuaria Luis Rangel dijo que serán observados los controles sanitarios sobre los residuos en la carne para preparar a las plantas procesadoras de carne de acuno y ternera brasileñas para comenzar las operaciones y tener el ´primer embarco de carne listos en 3 meses más. Además, se destaca que por primera vez en 10 años Brasil completó más del 90% de la cuota Hilton –un cupo de exportación de carne vacuna sin hueso de alta calidad y valor que la Unión Europea (UE) otorga a países productores y exportadores de carnes, vigente desde el 2008–. Entre Julio de 2015 y Junio de 2016 por ejemplo, los embarques brasileños totalizaron 9.200 toneladas de carne de “Alta Calidad”, equivalente al 92,9% del cupo de 10.000 toneladas previstas.

La región de Pará, famosa por sus anchos pastizales y ranchos, son escenario no solo del incendio voraz que amenaza con seguir destruyendo el amazonas, sino que de lucrativo negocio de los grandes hacendados de la región, que necesitan más pastizales y terrenos para sus cabezas de ganado: La ganadería puede representar un azote para los bosques, ya que se necesita talar grandes extensiones de tierra para producir una cantidad relativamente pequeña de alimentos. Además siendo la causa principal de la deforestación en Brasil.

Pero otro gran problema es a nivel político, en donde Jair Bolsonaro, según el gobernador del Estado de Amapá Waldez Goes, está “transfiriendo responsabilidades” al no asumir la conducción política de los incendios en el norte del país. Para Goes, “La transferencia de responsabilidades no terminará los incendios. Los gobernadores de la región no están de acuerdo con esto”, según consigna hoy el periódico O Globo. Distinta posición mantiene Wilson Lima, gobernador del Estado de Amazonas, quien prefirió no confrontarse con Bolsonaro. Mientras tanto, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, se reunirá con el gobernador del Estado de Mato Grosso, Mauro Mendes para seguir acciones para combatir el incendio en la región, posición contraria a Bolsonaro quien prefiere seguir con sus disputas políticas en vez de solucionar los brotes de incendios.