Press "Enter" to skip to content

¿Es posible una producción sostenible en la pesca artesanal del Puerto Artesanal Pesquero de Lebu?

Escrito por Veronica Betanzo H. Titulada de Ingeniería Ambiental

Veronica Betanzo es exalumna del Curso ODS de FUDESO

 

La ciudad costera de Lebu se encuentra a 145 km al sur de Concepción y una de sus actividades económicas es la pesca, con el tiempo esta se ha ido posicionando entre la comunidad llegando a cumplir un rol importante relevante, ya que en toda familia lebulense hay alguien que se dedica o tiene relación con esta actividad, ya sea como encarnador, pescador, comprador, etc.

En el río Lebu se encuentra el Puerto Artesanal Pesquero más grande del país contando con 748 metros de largo, el cual cumple un rol fundamental en la ciudad, siendo tan importante tanto para la comuna como para la región, puesto que año a año llegan pescadores de toda la región e incluso de otras zonas del país como por ejemplo de Quintero, Valparaíso, Puerto Montt, entre otros. Así como se ha ido posicionando este puerto, se ha ido aumentando la cantidad de pesca del recurso marino en la zona, con lo cual se hace necesaria una buena gestión del recurso marino con el fin de evitar el agotamiento de esta fuente laboral tan fundamental para los pescadores de la zona.

En una entrevista realizada a Sergio Fernández y Lester Chávez, presidente y administrador del Puerto de Lebu, dada a La Voz de Arauco manifestaron que con relación a la información que manejan los directivos, los recursos que descargan año tras año, alcanzan las 43.000 toneladas de alimento, producto que en su totalidad es para el consumo humano.

Los recursos que son descargados en el Puerto son la albacora, bacalao, jibia, reineta y el cochayuyo o coyoy, y en menor escala, sierra y congrio. Su destino depende del producto y el mercado donde se comercialice mejor. De acuerdo con lo que se descargue o faene en el puerto es la maniobra que se debe realizar, lo que conlleva distintos tipos de residuos a generar; tales como sacos de hielo, restos orgánicos, aceite de motor, residuos domésticos desde los botes, lanchas, etc.

Hace varios años la administración del puerto tomó conciencia sobre la responsabilidad de lo que provoca la operación portuaria en cuanto al aporte en la contaminación del río y sus alrededores, principalmente el problema en su operación son los desechos que se generan, primero se comenzaron con pequeñas acciones como el obtener un permiso para tener una Bodega de Residuos Peligrosos y en este lugar almacenar el aceite de motor de las lanchas y botes que operan en el puerto, para luego entregarlo a la planta Derquim quienes lo transforman en combustible alternativo, desde el 2018 que es cuando comenzó esta recolección hasta la fecha, según la página del Puerto Artesanal Pesquero de Lebu, se han entregado 10.400 litros de aceite.

Otra gran acción es la entrega de las redes de pesca a la empresa Karun la cual confecciona lentes de sol con este material, siendo Lebu uno de los principales donadores de redes que ha entregado más de 4,7 toneladas. Además, el puerto participa en las limpiezas de las riberas del río, reutiliza los sacos de hielo que son generados y almacenan las baterías para darle un destino final adecuado.

Un tema no menor es que durante el año 2019 se realizó el dragado del río Lebu con el objetivo de ayudar a que los pescadores puedan llegar sin problemas al puerto, debido a que en ciertos periodos se encontraba muy bajo y ocasiona dificultades a las lanchas y botes para acceder al puerto, en este proceso se tenía contemplado encontrar cierta cantidad de residuos en el fondo del río pero esta cantidad fue ampliamente superada, encontrando alrededor de 17 toneladas de residuos entre los cuales habían cocinas, botellas, redes, etc, los cuales han sido acumulado durante años debido a la mala gestión de los residuos tanto por parte de la comunidad como de los pescadores.

Lamentablemente en el ámbito de la pesca, se tienen costumbres muy arraigadas dentro de su actividad como el no traer de regreso los residuos generados en los días que se encuentran pescando mar adentro, lo que ocasiona una gran contaminación teniendo en cuenta que según datos del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), Lebu tiene inscritas cerca de 800 embarcaciones, entre botes y lanchas.

Fotografías donde se muestran los residuos que caen al río ya sea por culpa de los pescadores o habitantes de la comuna, Fuente: Fotografías de archivo personal

Por otro lado, continuamente se tienen que hacer limpiezas a las playas de Lebu debido a que el oleaje trae consigo variados residuos y sumado a que las personas que van a la playa tienen malas prácticas de no llevarse sus desechos.

Un hecho preocupante que ocurrió el pasado 20 de febrero del 2020 en la ciudad de Lebu, donde se realizó un vertimiento ilegal de 16 toneladas de Jibia en la ladera de un cerro en el sector Santa Fe lo cual generó un riesgo sanitario debido a que este molusco entra en estado de descomposición en 2 días y los líquidos que expele su cuerpo pueden afectar las napas subterráneas. Este hecho causo gran controversia en la comunidad, ya que existen lugares debidamente autorizados y adecuados para la disposición de este tipo de desecho, este acto refleja la poca empatía de algunos con los vecinos de los sectores rurales en donde ciertas personas los utilizan como microbasurales generando focos de contaminación.

Fotografía del vertimiento ilegal de jibia, Fuente: Página 24 horas regiones

Todas estas acciones generan un impacto negativo en el recurso marino de la zona, lamentablemente los pescadores aún no toman la conciencia suficiente como para revertir esta situación de contaminación marina que afecta directamente su fuente laboral, y además es imprescindible un buen manejo del recurso para evitar la pérdida de la extracción de las especies.

Una luz de esperanza es el continuo aumento de conciencia ambiental que se ha ido inculcando lentamente en la comunidad Lebulense debido a que la Municipalidad ha ido impulsando el cuidado por el medioambiente, así como también la administración del Puerto Artesanal de Lebu se ha ido preocupando por su impacto en el entorno.

Un proyecto a futuro que tiene el Puerto Artesanal Pesquero de Lebu, Capitanía de Puerto Lebu, Departamento de la Municipalidad de Lebu, Oficina Provincial de Arauco y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura es la creación de un sello ambiental de embarcaciones para que realicen un manejo adecuado de los residuos generados en las faenas extractivas, lo cual es una gran iniciativa ya que es un trabajo en conjunto de varios organismos en pro de destacar a quienes cuiden el medioambiente incentivando a que otros pescadores se sumen a ser distinguidos por sus buenas prácticas.

En general el Puerto Artesanal Pesquero va por buen camino, pero aún le queda mucho por recorrer para llegar a tener una producción completamente sustentable y amigable con la comunidad que los rodea, ya que falta incorporar aún más a todos los actores que conforman la actividad pesquera, una de las cosas más importantes que falta es la generación de conciencia entre los mismos usuarios del puerto que son los pescadores, quienes deben entender que si no cuidan el medio ambiente y el recurso marino se pueden quedar sin su fuente laboral.

Aún queda tiempo para actuar, pero lo importante es cambiar de mentalidad y ejecutar acciones concretas para mejorar la producción de las actividades extractivas.

Referencias: